Envío Gratis: Villa Crespo - Palermo - Almagro - Caballito - Balvanera - Boedo - San Cristóbal

$3.300,00

24 cuotas de $457,31
Ver medios de pago
Entregas para el CP: Cambiar CP
Medios de envío
Descripción

“Uno de los mayores desafíos que enfrenté como artista y mujer es el conflicto entre que me importe alguien, amar a alguien, y al mismo tiempo permanecer íntegramente dedicada a mi arte”. En estas memorias, la artista plástica Celia Paul aborda esta dicotomía con un registro íntimo y sin autocomplacencia. Atravesada por el impulso de dedicarse por completo a la pintura, la autora narra la relación con sus padres y hermanas, su vínculo con Lucian Freud -con quien tuvo un hijo- y los entretelones de la escena artística londinense en los años ochenta, una escena dominada por figuras masculinas como el propio Freud, Frank Auerbach o Francis Bacon. “A lo largo de la historia, las mujeres fueron más reconocidas como temas del arte que como artistas. Muchas mujeres terminaron convertidas en grandes musas de los grandes artistas por su soltura para entregarse y su talento para la quietud. Como pintora, hay que inventarse una estrategia. Yo siento la necesidad de levantar barreras para proteger mi soledad”. 
Con una sensibilidad y lucidez admirables, Celia Paul escribe entregada a una completa honestidad no solo con los lectores sino, sobre todo, consigo misma. 

“Lo que cuenta Celia Paul sobre la lucha de las artistas jóvenes para poder expresarse es una historia que expone una de las heridas más profundas de la experiencia cultural: el poder ambiguo de los artistas hombres, la vulnerabilidad y el aislamiento de una mujer con el impulso de crear, la pregunta sobre quién es su dueño, sobre su propio cuerpo y para qué es ese cuerpo. Escrita con belleza e intensidad pero sin enojo, Autorretrato puede generar indignación en los lectores porque expone delicadamente lo que ocurre en la búsqueda y el mal uso del reconocimiento artístico”. RACHEL CUSK

“Autorretrato contribuye a limpiar esos restos de misoginia que todavía quedan en el mundo de la pintura. También podría funcionar como una sutil intervención para aquellas jóvenes que tienen la tentación de intercambiar su realización personal por el reconocimiento externo”. ZADIE SMITH